Copa América

La chilena: una acrobacia “patentada” por un vasco

A principios del Siglo XX se “patentaron” varias de las jugadas que hoy disfrutamos en las canchas de fútbol. Los tiros con efecto, los pases filtrados, las palomas, las rabonas o “la del 30”, fueron formando la galería de fantasías y recursos del fútbol.

Cuando el jugador está de espaldas al arco balanceando su cuerpo hacia atrás, posicionándose en el aire pateando, moviendo las piertas como si manejara una bicicleta para golpear la pelota sin ningún punto de apoyo, estamos ante una genialidad conocida como “la chilena”.

Los jugadores la usan como recurso y pocos dominan la técnica perfecta. La diferencia entre una chilena y el ridículo es muy fina, por eso muy pocos se animan a practicarla, especialmente en ataque, pues la chilena en sus inicios era más que nada un recurso defensivo, por lo general el último de todos.

Related image

Quienes han utilizado la chilena con éxito no son muchos, destacándose jugadores como Hugo Sánchez, Rivaldo, Van Basten o Pelé. Convengamos que si Pelé está en una lista de jugadas complicadas de hacer, para el resto nos queda sólo aplaudir y no intentarlo en casa.

Image result for hugo sanchez chilena

La famosa chilea de Hugo Sánchez al Logronés, llamada “Señor gol” porque es como se lee “Logronés” al revés.

Los goles de chilena nunca dejan otro adjetivo menor a espectacular, como Cristiano Ronaldo y su chilena de colección para poner al Real Madrid en una nueva final de la Champions League.

Related image

En Uruguay, un panameño hizo de la chilena una marca registrada: Julio César Dely Valdez sorprendió en el fútbol uruguayo con su gran capacidad atlética, y una facilidad envidiable para mantener su cuerpo en el aire y rotarlo a su antojo.

Image result for dely valdes chilena

Pero la chilena tiene un inicio, y pese a que muchos podamos creer de antemano que fue inventada por un chileno, lo que técnicamente es cierto, la historia le reserva el privilegio a un jugador vasco patentar esta jugada.

Ramón Unzaga nació en 1894 en Bilbao, España. A sus 12 años, como tantas familias la suya emigró a Sudamérica con la esperanza de un futuro mejor. A los 18 años no dudó en hacer los trámites para nacionalizarse chileno y defender a la selección de aquel país en varios deportes.

Inicialmente, esta jugada fue conocida como la chorera, en honor a la región del club chileno donde jugaba en Talcahuano. En Enero de 1914 sorprendió a todos con la pirueta en el Estadio El Morro, que años más tarde pasó a llevar su nombre.

Image result for ramon unzaga

Al principio los árbitros amonestaban a Unzaga considerando a esta jugada como fuera del reglamento, sin embargo, siguió ensayándola de puro testarudo (sí, a lo vasco).

Sobre la observación de un árbitro, Unzaga, que era conocido por tener mal genio, llegó a declarar:

“Me vi obligado a observarle su error, alegando que reconocidos jueces no me la habían penado. Siguió después un cambio de palabras que trajo por resultado la orden del señor Beitía para que abandonara la cancha. Me negué a salir y afuera de ella tuve con él un cambio de bofetadas”.

Gente de bien, que arreglaba las cosas como caballeros, a bofetadas.

Fue parte del equipo que jugó la primera Copa América en 1916, y allí su jugada adoptó el nombre con la que la conocemos hoy en día.

Image result for ramon unzaga

En el partido inauguración contra Uruguay, Unzaga ensayó esa jugada en más de una ocasión, sorprendiendo ahora a nivel internacional, ganándose la admiración del público pese a que su equipo era vapuleado en la cancha.

La chorera fue bautizada por los uruguayos como trigaza (?), pero la prensa argentina fue a la segura y la llamó usando la nacionalidad adoptada por el player: la chilena.

Unzaga practicaba varios deportes, como el waterpolo, el salto largo, salto con garrocha o la carrera de 100 metros, sumando 85 medallas entre todos los deportes que participó. Un verdadero atleta que tenía tiempo para todo eso y además trabajar 8 horas como asistente contable.

Falleció a los 31 años debido a un paro cardíaco.

Frente al Estadio Ramón Unzaga, se ubica un monumento que inmortaliza su invención, que a pura práctica y pese a la reprobación de algunos jueces logró imponer como una de las piruetas más difíciles y bonitas del fútbol.

Cuando vea un gol de chilena, no solo recuerde que se debe a la nacionalidad de su creador, sino al esfuerzo y tenacidad de un deportista completo, representante de una época donde los billetes faltaban, pero la creatividad brotaba, como Ramón Unzaga.

 

Obdulio recuerda,

Obdulio son los Padres

 

Obdulio cita sus fuentes:

https://elpais.com/deportes/2018/04/04/actualidad/1522869591_481286.html

https://sports.vice.com/es_mx/article/bm9y5w/la-copa-america-de-1916-vio-como-un-espaol-realizaba-la-primera-chilena

https://elpais.com/deportes/2018/04/11/actualidad/1523445557_582852.html

5 replies »

  1. Muy buen post, Obdulio! Mi parte preferida es «la diferencia entre una chilena y el ridículo es muy fina, por eso muy pocos se animan a practicarla». Me parece que Unzaga no es suficientemente vasco, un vasco que se precie de tal no da bofetadas, no. Reparte oshteas mientras repite a grito pelado «¡me cago en txotx!». En su amplia mayoría son gente entrañable, Unzaga incluido #pibequébuenpost

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .