Copa América

Uruguay en la Copa América. Parte VI: Camiseta roja y la “Garra Charrúa”

La intensidad con la que se jugó la Copa América al principio empezó a ceder ante otros campeonatos de importancia, como los Juegos Olímpicos de 1928 (participaron Argentina, Chile y Uruguay) y el inicio de la disputa de la Copa del Mundo en 1930.

Volveremos a repasar otra Copa con La Celeste en lo más alto, y participantes que van y vienen en un torneo que no logra juntar muchas selecciones de una vez.

El post de hoy viene de camisetas rojas, jugadores que cobran, peruanos, yoruguas, argentos, gallegos, mancos y ñatos.

PERÚ 27 y ARGENTINA 29

En 1927 Perú se sumó a la fiesta, pero no consiguió muchos invitados. Apenas el vecino Bolivia, más Uruguay y Argentina, que no se pierden nada con tal de ganarse.

CA_00076_1927_Peru_en.jpg

El torneo lo ganaron los argentinos, que vencieron en el partido que importaba a Uruguay 3 a 2. En esa Copa, Uruguay se despachó con un 9 a 0 a Bolivia y 4 a 0 a Perú. Como dato anecdótico podemos agregar que los jugadores de Peñarol se volvían a integrar a la selección uruguaya, contando también con jugadores de Nacional, Bella Vista, Capurro, Wanderers y Defensor.

Los partidos se seguían jugando en una sede fija, pero con una frecuencia complicada de seguir. Para tener una idea, Uruguay viajó a Perú para jugar dos partidos en 5 días y volvió a las 2 semanas para enfrentar a Argentina.

CA_01075_1927_1st_turn_Bolivia_Peru_A_Montellanos_and_J_Bustamante_en.jpg

Para la edición de 1929, en Argentina, Uruguay empezaría con el pie izquierdo cayendo 3 a 0 con su sombra negra, Paraguay. Los celestes, que venían de ser campeones Olímpicos, y organizarían el primer Mundial de fútbol, apenas lograron una victoria contra Perú 4 a 1.

CA_01084_1929_1st_turn_Argentina_Uruguay_Estadio_Gasometro_de_Boedo_en.jpg

El equipo se estaba poniendo “veterano”, mientras que Argentina se tomaría revancha de la final Olímpica ganando 2 a 0 el partido que definía todo.

CA_01085_1929_1st_turn_Argentina_Uruguay_J_Nasazzi_and_F_Paternoster_en.jpg

La Copa se quedó con el local y Uruguay terminó tercero, superado por Paraguay.

PERÚ 1935

La final de 1930 dejó muchos problemas en la vuelta, debido a hechos de violencia denunciado por los argentinos, como Luis Monti, que aseguraba que si ganaban esa final no salían vivos del Estadio Centenario. La victoria Celeste 4 a 2, provocó la ruptura total de las federaciones.

Gente sensible.

Image result for final uruguay 1930

Nasazzi mostrándole al capitán argentino el mapa de salida segura del Estadio Centenario antes de empezar la final de 1930, asegurándole que si ganaban no les iba a pasar nada. Un caballero el Mariscal

Sin los principales animadores de la Copa América, el torneo cayó en un letargo de 6 años.

La Federación Peruana resolvió tomar la iniciativa y en 1935 organizaron una nueva Copa América para acercar a las partes (se tomaron su tiempo). En este caso no se entregó la Copa, pues el torneo era “especial” o “extra”, es decir, no oficial, aunque la CONMEBOL la considera parte del palmarés oficial de las selecciones que las ganaron (menos mal, porque ganamos algunas).

CA_00089_1935_Uruguay_en.jpg

Brasil, Bolivia y Paraguay declinaron la invitación, siendo Chile el cuarto en discordia para completar el número habitual de participantes.

Como el ambiente seguía espeso, y la Copa no era considerada oficial, las selecciones de Argentina y Uruguay decidieron presentarse pero sin sus camisetas tradicionales (como si camuflar a los equipos sirviera de algo). Es así que La Celeste, por única vez en su historia se presentó en un campeonato vistiendo de rojo, mientras que los argentinos lo hicieron de blanco.

Una innovación que tuvo este torneo fue la posibilidad de hacer un cambio durante el partido, cosa que no era permitida hasta el momento, salvo por lesión.

Uruguay alineó a cuatro campeones del Mundo: el arquero Ballesteros, El Mariscal Nasazzi, el Gallego Lorenzo Fernández y El Manco Castro. El resto, renovación pura y dura.

Image result for COPA AMERICA 1935

El campeonato se jugó en el mes de Enero, y el debut celeste fue un apretado 1 a 0 en la hora contra el local con gol de Castro. Las goleadas contra Chile ya no eran frecuentes, y otra vez Uruguay ganó con resultado apretado de 2 a 1 con doblete de Ciocca.

A los organizadores no les salió la jugada de ganar la Copa, pero tuvieron el partido que querían realmente para el final, enfrentando a uruguayos y argentinos, que ganaron cómodos sus 2 partidos de calentamiento.

Image result for uruguay vs argentina 1935

Para la final en Perú en lugar de un mapa, Nasazzi le trajo flores al capitán argentino. No se que habrá querido decir el Mariscal con ese gesto.

El partido estaba picado mucho antes de empezar. El clima conciliador de los peruanos se había terminado el día que fueron goleados por los argentinos 4 a 1, sumado a algunos problemillas entre los argentos, el público y la prensa. Considerando a éstos superiores a los uruguayos, obviamente los peruanos volcaron sus simpatías con el equipo supuestamente más “débil” en la final.

Image result for uruguay campeon 1935

Antes de la media hora de juego, el equipo uruguayo ya iba ganando 2 a 0 con goles de Castro y Taboada, en medio de un clima complicado, donde los uruguayos parecían más duchos en el arte de hacer calentar al rival. Un rodillazo en el estómago de Héctor “el manco” Castro sacaba del juego al arquero argentino que debió ser sustituido en la jugada del primer gol.

CA_00090_1935_1st_turn_Argentina_Uruguay_Goal_J_Taboada_28_en.jpg

Los argentinos se sabían superiores y de alguna forma subestimaron el poderío uruguayo. Zito, que había recibido un botellazo en un partido previo (se nota que no era para blanditos el campeonato y los argentinos no se hicieron querer), fue alineado como titular entrando con una venda al partido. Su herida se volvió a abrir y tuvo que ser sustituido por García.

A los 36 Ciocca ponía el tercer gol del partido y liquidaba el pleito temprano, dejando campo fértil para más roña.

Herminio Masantonio

Los argentinos tuvieron que cambiar a otro jugador tras el 3 a 0, debido a que Zunino chocó fuerte con De Mare, provocándole un corte en la frente. Roberto Sbarro entraba a jugar por primera vez en el torneo.

Pero los jugadores vestidos de blanco tampoco eran unos santos, y tuvieron de las suyas para contar. Lorenzo Fernández, el centrojás uruguayo, tenía cansado al centrodelantero argentino Herminio Masantonio de tanta provocación, y éste en pleno partido le aplicó parte de su repertorio boxístico para liberar tensiones. Al regresar a Montevideo, Fernández declaró que a él “no le asustaban los ñatos”.

Algunos historiadores ubican este partido como el nacimiento de “La Garra Charrúa” por la manera férrea de jugar y plantarse ante un equipo en los papeles más poderoso. Según otras fuentes el término fue acuñado en los Juegos de París en 1924, relacionado con la manera elegante y a la vez agresiva del juego los uruguayos.

Image result for uruguay campeon 1935

No está claro cuando se acuñó éste término, pero sin dudas comenzó a alimentar un mito que de alguna forma se ha vuelto a reinterpretar en el buen sentido, dejando a “la garra” como ese esfuerzo extra que da el jugador uruguayo ante situaciones adversas, pero alejado del juego brusco y la patada malinencionada que nos hizo mala fama en el Mundial de México 86.

Los campeones de 1935, alinearon así contra Argentina: Enrique Ballestrero, José Nasazzi, Agenor Muñiz, Erebo Zunino (79’ Luis Denis), Lorenzo Fernández, Marcelino Pérez, Alberto Taboada, Aníbal Ciocca, Héctor Castro, Enrique Fernández y Braulio Castro.

Image result for uruguay campeon 1935

Por primera vez se les pagó a los jugadores de la selección. Desde 1932 Uruguay había instalado su régimen profesional, y eso se extendió al combinado.

Por ganar el torneo, los campeones se llevaron para sus bolsillos 150 pesos, además del viático de 2 pesos por día y otros 5 para gastos (seguramente un regalito para la patrona y los botijas). Por partido ganado había una retribución de 30 pesos.

Otro mundo, sin dudas.

Pese a la pelea, Herminio Masantonio y Lorenzo Fernández mantuvieron una amistad a la distancia. Cuando el argentino enfermó gravemente a los 46 años, “el gallego” Fernández cruzó el charco para despedirse de su amigo Herminio con un abrazo en su lecho de muerte.

“Guapos, eran los de antes”

 

Obdulio recuerda y no cobra,

Obdulio son los Padres.

 

Si quiere estar al día de los post de Obdulio, súmese a la comunidad en Facebook haciendo click en el link que se encuentra a la derecha de este post.

Obdulio cita sus fuentes:

http://auf.org.uy/Portal/NEWS/8492/0/Copa_Am%C3%A9rica_de_1935/

http://football-en.footforever.com/CA/Diaporamas_CA/perou_1935_1_dia_ca.php#vide

https://sites.duke.edu/wcwp/tournament-guides/copa-america-centenario-en-espanol/historia-de-la-copa-america/historia-de-la-copa-america-una-epoca-de-desorden-1935-1983/

http://www.auf.org.uy/Portal/NEWS/7344/0/Copa_Am%C3%A9rica_1929/

http://www.auf.org.uy/Portal/NEWS/7343/0/Copa_Am%C3%A9rica_1927/

https://442.perfil.com/2011-07-15-75478-el-dia-en-que-la-rivalidad-estallo/

 

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .