Copa América Brasil 2019

Copa América 2019: Brasil Campeón

Para cerrar un fin de semana a puro fútbol, no apto para parejas buscando causales de divorcio, Brasil y Perú nos regalaron un partidazo en Maracaná.

Obdulio siguió con atención el partido y tras 90 minutos jugados con gran intensidad,  tomándose unos mates deja sus conceptos a continuación:

El comienzo fue de dominio peruano, que logró plantarse en campo rival, evitando que Everton y Coutinho hicieran contacto con la pelota.

Ese trabajo de Tapia y Yotún permitió que Guerrero pudiera jugar más cerca del área brasileña, y las subidas de Advíncula por derecha fueran peligrosas, aunque todo bajo el control de la segura defensa local.

Pero eso duró 10 minutos, hasta que Brasil midiera a su oponente con paciencia. Por momentos parece esas serpientes que se ubican al lado de la presa, la miden y cuando menos lo esperas, te devoran sin piedad.

Y el momento del zarpazo llegó a las 14 cuando Dani Alves puso un pase a espaldas del lateral peruano, encontrando a Gabriel Jesús, que bailando sobre la pelota sacó esa ventaja necesaria para desorientar a los defensas.

El centro al segundo palo lo definió Everton con un tiro seco, inatajable. Brasil abría la cuenta haciendo muestra de una efectividad envidiable.

Brasil pasó de dominado a dominador y planteó el juego lejos de su arco, pero no tan cerca de Gallese como se podría esperar. Es que Perú acusó el golpe pero no quedó mucho tiempo en la lona, y el partido se empezó a entreverar hasta los últimos minutos que trajo nuevas emociones.

Roberto Tobar, de excelente primer tiempo, no dudó ni un segundo en cobrar un penal para Perú debido a una clara mano de Thiago Silva.

En el VAR se ve que estaban tomándose una y de rompecocos le hicieron ver al chileno algo que el hombre ya había decidido sin necesidad de confirmar nada, cerrando la boca de los que ven conspiraciones por todos lados.

Guerrero venció el arco de Alisson, que por primera vez la fue a buscar al fondo de la red en toda la Copa.

Pero Perú no pudo jugar con el impacto del empate, porque enseguida Firmino hizo un quite quirúrgico aprovechando el excesivo traslado del rival, se la dio rápido a su Arthur que puso de cara al gol a Gabriel Jesús, que con un movimiento de cuerpo hizo el espacio necesario para recibir el pase y fue implacable en el mano a mano con Gallese.

2 a 1 y a cobrar.

Brasil salió dispuesto a estrirar diferencias en la segunda parte, pero no logró plasmar en la red lo que la cancha mostraba. Perú de a poco se lo sacaba de encima, aunque sin fuerzas para llegar al arco de Alisson.

El juego volvió otra vez al entrevero, y en el golpe a golpe apareció la primer decisión discutible del juez al echar a Gabriel Jesús por doble amarilla.

Con superioridad numérica Perú se fue al ataque pero apenas si logró inquietar a Brasil, que con gran solvencia defensiva se quitó de encima al rival, que atacaba con la habilidad de Cueva y el siempre peligroso Guerrero como referencia de área, que no tuvo ninguna para hacer pasar calores a la defensa.

Los últimos 15 volvieron a ser brasileños otra vez, que lejos de su arco controlaba la pelota y el ritmo del juego.

Sobre la hora, Tobar cobró un penal a mi entender inexistente. Pese a revisarla, el chileno no dudó en cobrarlo. A Richarlison le importó muy poco y se la colocó en la ratonera de Gallese, que volvió a elegir su derecha a la hora de los penales importantes.

Perú se fue arriba con más ganas que fútbol en los últimos minutos pero nada pudieron hacer para descontar diferencias.

A nuestro entender, esa mala decisión arbitral no puede manchar la victoria de Brasil, que justificó su victoria por encima de los errores del juez y se quedó con la Copa merecidamente.

Brasil y Perú nos regalaron una gran final.

A la hora de los premios, Dani Alves, un crack, se llevó el premio al mejor jugador del torneo, Alisson el mejor arquero (hoy vestido de Negro) y Everton el goleador. Fue momento para el disfrute del plantel brasileño ante demasiada gente que apereció de traje para no perderse el momento de exposición gratuito.

Brasil se coronó campeón de América, manteniendo su invicto de local, basado en un juego defensivamente sólido e implacable en ataque. Antes Brasil te ganaba por el peso de las individualidades ofensivas.

Desde hace unos 25 años le agregaron poderío defensivo (perfeccionado con el tiempo) un gran arquero (el mejor del mundo actualmente) y un ataque efectivo y letal.

Así es muy complicado ganarles.

Salud, campeones!

 

Obdulio cierra así la cobertura de un nuevo campeonato de selecciones. Gracias como siempre por la compañía.

 

Obdulio comenta,

Obdulio son los Padres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .