El Mundial del 50

El Mundial del 50: Uruguay vs Ramallets

En la ronda final la selección local recibió a sus rivales en Maracaná mientras que los otros partidos, disputados a la misma hora, se jugaron en el Estadio Pacaembú de San Pablo.

No se hizo sorteo y básicamente el comité organizador fijó los partidos. Tanto Suecia como España habían tenido partidos desgastantes mientras que Uruguay llegaba fresquito tras su entrenamiento por los puntos contra la selección boliviana. Jugar contra Uruguay en esas condiciones era un riesgo así que decidieron que era buena idea dejarlos para el final.

Es así que a las 15:00 horas del 9 de Julio, brasileños, suecos, españoles y uruguayos salieron a la cancha para empezar a definir al cuarto campeón del mundo.

Los suecos no habían jugado hasta entonces en el estadio “mais grande do mundo” así que el estruendo de los fuegos artificiales y el rugir de los hinchas se hizo sentir desde que ingresaron al campo de juego.

El partido de Uruguay empezó parejo. El esfuerzo por controlar la pelota era el principal objetivo de ambos equipos. Vidal se esforzaba por izquierda y daba una mano a la línea de volantes tratando de hacer compacto al equipo. Nadie regalaba nada.

La llovizna ablandaba la cancha y auguraba una tarde larga para los físicos de los players, pero los españoles querían resolver las cosas rápido y hacían el gasto del partido. Los uruguayos, casi imperturbables como cuando entraron a la cancha a ritmo cansino, manejaban la pelota con parsimonia y trataban de aprovechar el cambio de ritmo que ofrecían sus veloces punteros Ghiggia y Vidal.

Mientras en San Pablo la cosa estaba pareja Brasil ya estaba ganando 1 a 0 desde los 17 minutos y el segundo era cuestión de puntería. Ademir, la gran figura del partido anotaba el primero de los cuatro goles que haría esa tarde.

Copa do Mundo de 1950 | VEJA

Ghiggia había encontrado la llave del partido desbordando por derecha y los españoles insistían con todas sus fuerzas. Ambas selecciones se encontraban con las enormes figuras de los arqueros Antoni Ramallets y Roque Gastón Máspoli.

Máspoli, algo modesto en sus movimientos era un arquero de la vieja escuela. A sus 32 años ya conocía los secretos del puesto y suplía la falta de agilidad con ubicación y experiencia para anticipar los movimientos del rival.

This image has an empty alt attribute; its file name is image-3.png

Su aparición en primera fue con Nacional, donde obtuvo dos campeonatos uruguayos. Tras un breve pasaje por Liverpool, su consagración fue con Peñarol donde ganó seis campeonatos uruguayos como jugador y otros cinco como técnico. Como DT también fue campeón de América y del Mundo con Peñarol en 1966 y con la selección uruguaya ganó el Mundialito de 1980/81. Una leyenda del fútbol uruguayo, sin dudas.

Todos conocemos el destino del pobre Barbosa tras recibir el segundo gol en el partido final, pero Ramallets también fue víctima de la especialidad de Ghiggia: tiro fuerte, seco, raso y al palo del golero. ¡Gol uruguayo!

Las imágenes del último partido en Maracaná y el gol de Ghiggia lo hemos visto hasta el hartazgo, algo parecido aunque en menor medida pasa con el gol del empate contra Brasil de Schiaffino.

Si quiere ver como se gestaron esas jugadas que salían de memoria con una mejor calidad éste partido con España le puede ayudar a su imaginación y ver los goles desde otro ángulo en el video que les dejo al final de este post.

Tenfield.com » Obdulio levantó a Ghiggia en andas al terminar la ...

Uruguay se ponía en ventaja a los 29 minutos y aflojó un poco la intensidad. Los muchachos parecían estar cuidando las piernas o en realidad generando más desgaste a un equipo que había jugado tres partidos previamente.

Pero entre los minutos 36 y 41 se dieron cuatro goles, dos en Río y dos en San Pablo.

Ademir ponía el segundo de los brasileños mientras Basora empataba el partido para los españoles. Casi que sincronizados, Basora y Chico la mandaban a guardar minutos más tarde. Brasil festejaba una goleada tempranera mientras que los españoles daban vuelta el partido.

La trama secreta del Maracanazo | Tribunero.com

A juzgar por los comentarios del video adjunto la defensa celeste se fue de viaje mental por unos minutos (“exceso de confianza”) y fue fatal.

El segundo tiempo empezó parejo pero el plan de los uruguayos empezaba a dar resultados. Los españoles empezaron a correr detrás de la pelota y Uruguay se adueñó del juego, salvo por un detalle: Ramallets.

Al español lo apodaban “el gato” y fue el sucesor de “el divino” Zamora, la gran leyenda del arco español. Fue el último en atajar sin guantes en su país y hasta ahora se lo recuerda en Barcelona, su club de origen, como uno de sus jugadores predilectos.

Ganó seis veces la Liga de España y en cinco oportunidades fue elegido como el mejor arquero al recibir el trofeo Ricardo Zamora. Empezó su carrera en primera a los 18 años y se retiró a los 37. En 1950 tenía 26 años y los reflejos en plenitud.

Fútbolismo ⚽️🌎🌍🌏⚽️ on Twitter: "Goalie Antoni Ramallets i ...

En Río de Janeiro el carnaval de goles de Ademir era imparable y a los 13 del segundo tiempo había anotado su cuarto gol, quinto de Brasil. Anderson de penal ponía el gol del honor 10 minutos más tarde.

Según Ghiggia en el documental “Maracaná” (2014), al arquero español no había forma de hacerle un gol. Era imposible. Sus reflejos le permitían parar tiros potentes, cortar pelotas saliendo a achicar en el mano a mano y no le tenía miedo al peligro. Según el puntero uruguayo, uno de sus tiros a quemarropa le aflojaron la carrocería al catalán (dos costillas fisuradas) y nada.

La frustración empezaba a ganar a los nuestros y parecía que se había vuelto personal: Uruguay vs Ramallets.

Pero a los 28 minutos apareció el capitán uruguayo.

Obdulio Varela no era un volante “raspa raspa” de esos que le pegan a todo lo que se mueve e intimida al rival. Obdulio era un volante completo. Inteligente para manejar los tiempos del partido, criterioso en la entrega del balón y poseedor de un tiro a distancia respetable.

Cuando debutó en Peñarol la prensa lo criticaba porque no marcaba. Decían que los volantes rivales lo sacaban a pasear de un lado a otro de la cancha y que no robaba pelotas. Pero en realidad Obdulio te encerraba, te hacía entrar su trampa y cuando querías acordar estabas acorralado entre él y otro compañero que se llevaba la pelota limpia.

Los uruguayos entrando al field de Pacaembú para jugar contra España

La jugada empezó con Míguez, que tuvo que retroceder unos metros y tocarla para Ghiggia, que asediado por la defensa la tiró hacia atrás. Juan Carlos González recibió esa pelota, algo trabada por dos españoles y luego de controlarla se la dio a Obdulio Varela.

Julio Pérez se la pedía como toda la tarde y Schiaffino se desmarcaba con el mismo fin. Las triangulaciones con Ghiggia y Vidal ya empezaban a ser controladas por el equipo español así que decidió variar y probar él mismo a distancia.

Imagino a Ramallets, ordenando aquí y allá, acomodando a sus compañeros y especulando a donde moverse cuando el “5” distribuyera la pelota. Seguro que al verlo acomodar el cuerpo rumbo al arco lo preparó para un escenario desconocido hasta ese momento del partido.

Se secó las manos con el short y adelantó un par de pasos su posición para achicar el arco. Obdulio Varela preparaba uno de sus potentes disparos.

Como dicen los españoles, la pelota “entró por la escuadra”.

Ni Ramallets ni Barbosa o Máspoli eran capaces de atajar aquel bombazo.

El gran arquero era vencido. La pelota rebotó tan fuerte en la red que terminó dentro de la cancha otra vez. Obdulio, arrodillado en el campo, celebraba su gol rodeado por sus compañeros.

En Maracaná los suecos volvieron a sacar dos veces más desde el medio del campo por culpa de dos goles de Maneca y Chico. El 7 a 1 final despejaba cualquier duda: Brasil sería campeón del mundo.

En San Pablo el 2 a 2 no conformó a los uruguayos que le apredrearon el rancho a los españoles hasta el final, pero nada hizo cambiar el resultado del partido.

En realidad, nadie pudo otra vez con Ramallets.

Obdulio le pega desde lejos,

Obdulio son los Padres

.

Obdulio cita sus fuentes:

https://en.wikipedia.org/wiki/Antoni_Ramallets

https://en.wikipedia.org/wiki/Roque_M%C3%A1spoli

https://www.fifa.com/worldcup/archive/brazil1950/matches/match/1207/#match-lineups

https://www.fifa.com/worldcup/archive/brazil1950/matches/match/1189/#match-lineups

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .