Especiales de Obdulio

Sevilla, el campeón de los mortales

Jugar la Europa League parece un castigo para el prestigio de cualquier equipo con aspiraciones de grandeza.

Este campeonato indica que los equipos participantes no fueron capaces de meterse en la élite de la liga donde compite, o que fue eliminado por otro de tanto o más poderío de otra Liga en la Champions. Saliendo tercero en la serie de la Champions también te metés a jugar por el “premio consuelo”.

Viéndolo de esta forma parece que hablamos de una liga menor, donde los mejores de los peores se juntan por un premio consuelo, pero a mi entender la escala de esta competencia le abre la puerta a aquellos que tal vez no tienen una billetera hipertrofiada detrás que respalde la llegada de megaestrellas del mundo del fútbol.

Allí, donde algunos equipos grandes como Juventus, Manchester United o Liverpool intentaron recomponerse y volver al sitio que alguna vez lograron, Sevilla se ha transformado en el mejor de todos por sexta vez (2006, 2007, 2014, 2015, 2016 las anteriores).

El domingo jugarán PSG vs Bayern Munich por la final de la Champions, pero hoy viernes Inter y Sevilla dejaron en listón muy alto en cuanto a las expectativas que tenemos los hinchas para ver en una final.

Las propuestas de Conte y Lopetegui se basaban en la confianza de fuerzas propias y sin exagerar en recaudos defensivos con sus armas se fueron a dar la cara por la victoria.

Lukaku empezó bien el partido cambiando el penal que él provocó por gol. Su tiro esquinado terminó poniéndolo en la historia del Inter superando a Ronaldo (“el gordo”) como el jugador con más goles en una primera temporada en ese club. Poco le importará a este jugador este galardón cuando tuvo que ir a buscar la medalla de plata tras el partido.

Sevilla manejó la pelota con paciencia y se aprovechó del pasito atrás de Internazionale, que esperaba para meter “esa” contra que nunca llegó. Tras pasear el balón por toda la cancha, el equipo español consiguió el empate con un gran golpe de cabeza de De Jong anticipando a Godín en el corazón del área.

El segundo llegó otra vez con un golpe de cabeza pero aprovechando un tiro libre, una vez más por intermedio del autor del primer gol.

Los “italianos” se mandaron arriba y también por vía aérea encontraron el empate convertido por Diego Godín redondeando un primer tiempo fenomenal, jugado con gran intensidad, con fallos arbitrales discutibles, jugadores que no se guardaron nada y ocasiones de gol para todos los gustos.

Esa intensidad mermó los físicos de los players en la segunda parte que sobre los 25 minutos del segundo tiempo se caían clamando por unos segundos de tregua.

El juego se alejó de los arcos y la cancha empezó a quedar más chica en medio de la batalla por ganar el medio del campo.

Desde la cadencia en el traslado de Banegas y la inteligencia de Navas por el carril derecho la pelota giraba con velocidad aunque sin la certeza del primer tiempo. Éstos dos y su arquero los destacados del match.

El Inter tuvo “la” oportunidad para desnivelar el partido pero Bono se hizo enorme y le dejó chiquito el arco a Lukaku que ya saboreaba el segundo de su cosecha.

Ya sin piernas, Lopetegui fue más rápido de reflejos con los cambios y logró refrescar el equipo a tiempo. Para condimentar un poquito con épica el gol de la victoria, Diego Carlos sacó una inesperada chilena en el área aprovechándose del quede de la defensa rival y el toque de Lukaku en el camino transformando ese momento del match en el gol del campeonato en el arco equivocado.

Inter, carente de ideas y físico para empujar por el empate se quedó con las manos vacías apenas inquietando a Bono que se tuvo que revolcar un par de veces para evitar el empate y poco más.

Los seis minutos de adición solo dilataron un festejo que desde el 3 a 2 parecía imposible revertir.

¡Salud, campeones!

Un amigo me decía que ésta copa es de segundo orden y que sea el Sevilla el que más la ganó habla de su importancia.

Entendiendo el punto, que apunta siempre a ser el mejor de los mejores, considero que la Europa League es la copa de los mortales, y esa o cualquier otra copa que esté a disposición para mi equipo siempre la quiero en las vitrinas.

El resto son discusiones para los que lo miramos por TV.

Obdulio comenta,

Obdulio son los Padres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .