¡Uruguay al Mundial!

Por cuarta vez consecutiva La Celeste se metió en la Copa del Mundo tras un partido complicado, cerrado, disputado y discutido, jugado en el Estadio Centenario por la penúltima fecha de Eliminatorias.

Después de insultar a Rochet en idiomas desconocidos, Obdulio se calmó y me dictó éstas líneas que describen su opinión:

Tras el pitazo del musculoso Daronco el partido arrancó con la iniciativa peruana que acomodó sus filas más allá de los límites del medio del campo y rodearon con acierto a Valverde y Bentancur, taparon a Pellistri y Giorigian, y permitieron que la salida fuera desde los pies de Godín y Josema, que no son muy duchos en el arte del armado de juego.

Ya con el rival atado, con salidas rápidas tras recuperar la pelota los peruanos encontraron huecos en nuestra defensa y abusaron de la lentitud de nuestros zagueros.

Lapadula a espaldas de Godín tuvo de cabeza la apertura del score pero Rochet hizo una de sus buenas tapadas ante el 9 rival. La segunda y última chance peruana también fue del italo peruano que se aprovechó de tremenda macana de Josema y su puntazo fue atajado por el arquero celeste.

Después del gol anulado a la visita tras un corner Uruguay logró hacer pie en la cancha y empezó el show de Valverde. El volante arrancó el espectáculo con un cambio de frente a tres dedos, pases de primera siempre a los de celeste, quites, coberturas y un despliegue que terminó con un tiro que provocó el corner que inició el gol de la clasificación.

Entre las oportunidades iniciales y el gol de Giorgian el partido se enredó entre limitaciones para crear juego y los nervios de un partido que definía posiciones importantes.

El gol fue una mezcla de lucidez para desbordar a la defensa, una arremetida de Josema, la suerte horizontal peruana y la precisión de Giorgian para madrugar a los zagueros y mandarla al fondo del trampero.

Ya desbloqueada la pantalla del gol (Obdulio jugó al Pac-Mac y me dijo que ésta era una metáfora moderna), hasta el final del primer tiempo Uruguay se soltó, presionó bien alto y anduvo cerca de aumentar diferencias.

Con ese mismo tono se jugó el inicio de la segunda parte y con la velocidad de Pellistri, el empuje de Ronald y el despliegue de Valverde Uruguay estuvo cerca de ampliar diferencias.

Tras un tiro impresionante del mejor de la cancha que se reventó en el ángulo cerca del primer cuarto de hora, el juego se planteó entre la necesidad peruana de poder empatar y la peligrosa postura local de jugar cada vez más cerca de Rochet.

Sin embargo el juego peruano careció de profundidad y más allá de los cambios de Gareca el cerco defensivo uruguayo hizo bien la tarea de «limitar al rival» pero quedó rengo a la hora de la contra con la lentitud de Suárez y la posterior imprecisión de Cavani al que se lo notó fuera de ritmo.

Hay que sumarle faltas hechas en zonas intrascendentes de la cancha como para no correr riesgos innecesarios, y salvo un tiro libre de Cueva que pasó cerca del arco de la Colombes el 1 a 0 final comenzó a verse en el horizonte.

Alonso hizo los cambios ya conocidos para cerrar el asunto y casi sin sufrir Uruguay se quedó con los tres puntos que lo llevaron a Catar.

No me olvidé de la jugada de la polémica.

Un centro llovido, pasado y traicionero nos dejó a todos con la respiración cortada, casi como lo hizo Carini en el Uruguay-Brasil de 2001 cuando embolsó la pelota con su cuerpo dentro del arco ante un tiro de Edmundo.

Rochet confió demasiado en su altura y ubicación y casi, casi, casi se metió con pelota y todo dentro del arco. La pelota no entró por centímetros, confirmado por el VAR, y fin de la historia.

Daronco pitó tres veces y el que no salta, no va al Mundial.

Uruguay logra por cuarta vez consecutiva la clasificación como hizo en 1962, 66, 70 y 74.

Obdulio se deja de pavadas y va al unoxuno:

ROCHET: Sí, todos pensamos lo mismo: «con Muslera era gol». Dos buenas atajadas sostuvieron al equipo en su peor momento. Obdulio te pescó de puntas de pie en la foto inicial para parecer más alto que Araújo, bandido. Buen partido (la próxima vestite de negro y mandala al corner, sorete, que me va a dar un infarto).

ARAUJO: Tener un lateral de 1,91m es una rareza en el fútbol uruguayo. Que además sea el mejor de la zaga habla muy bien de este muchacho que se fajó por el equipo en defensa y ataque.

GODÍN: Meritorio y entusiasta. Se debería dar cuenta solo.

JOSEMA: Pudo ser suyo el gol uruguayo y también uno peruano. Flojo partido a cancha abierta donde se notan sus limitaciones a velocidad. Envejeció antes de los 30.

OLIVERA: Otro que con muchos metros a sus espaldas queda regalado. Discreto match.

BENTANCUR: Visión de campo, pase a los de celeste y salida clara. Lo puteás o lo aplaudís, no hay término medio. Hoy se fajó en la marca cuando Perú tuvo superioridad numérica en su zona.

VALVERDE: Desde el cambio de frente a tres dedos al inicio, pasando por un pase a Pellistri de primera en carrera, siguiendo por el tiro que provoca la jugada que genera el gol y hasta el tiro en el ángulo, el Pajarito dio una clase de como jugar en el medio de la cancha salpimentado con quites, coberturas y despliegue en defensa. Un cra.

PELLISTRI: Solidario en defensa, picante en ataque. Hoy fue bien controlado en el primer tiempo y tuvo su mejor momento entre el minuto 40 y el 60. Bien por el Facu que se pierde el partido contra Chile por acumulación de amarillas.

GIORGIAN: Hizo el gol y abusó con el platinado en el pelo. Obdulio sigue pensando que pesa más para evaluarlo.

TITÁN NÚÑEZ: Correr por él y por Suárez no es changa. Se va acomodando de a poco al ataque.

SUÁREZ: Intrascendente. Demasiados minutos en cancha.

TORREIRA: En modo pac-man reforzó el medio y ayudó a cerrar el match.

CAVANI: Más intrascendente que Suárez, siempre y cuando no use el rifle.

D. SUÁREZ: Entró a cumplir sus minutitos

MAXI GÓMEZ: Su gol en la hora contra Chile tuvo un valor incalculable. Muy bien Alonso por homenajearlo poniéndolo 5 minutos al final para que lo aplaudan.

ALONSO, «la que limpia», terminó logrando la clasificación al Mundial.

Obdulio no olvida el camino que inició Tabárez en 2006 que promovió la llegada de muchos de éstos que hoy disfrutamos y 16 de los 25 puntos que sumó La Celeste. Entre otras cosas, inspiró a este cuarentón gruñón que con la ayuda de Obdulio se animó a escribir sobre las aventuras de la celeste hace algunos años.

Su sustituto refrescó el plantel, da la impresión de jugar al equilibrismo entre la vieja guardia, los nuevos talentos y el cambio del liderazgo futbolístico de los pelotazos de Godín (que aún siguen) al despliegue de Valverde y Bentancur.

Ojalá el tornado logre ajustar ese asunto para el Mundial y la celeste llegue lo más lejos posible.

Obdulio les recuerda que su libro sigue a la venta y que seguirá escribiendo sus crónicas cada vez que los esforzados atletas vestidos de celeste salgan a la cancha.

Un abrazo desde el lejano norte. Se los extraña.

Obdulio comenta,

Obdulio son los Padres

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.